Las ancas de rana son un manjar que ha deleitado paladares a lo largo de la historia y en diferentes culturas del mundo. Más allá de su peculiar apariencia, estas pequeñas patas esconden un sabor delicado y una textura sorprendente que las convierten en un ingrediente exótico y apetecible. Hoy, en nuestro blog de Carnes Carrasquilla, os hablamos de diferentes curiosidades de las ancas de rana, que merece la pena conocer.

Curiosidades de las ancas de rana

Sobre su origen

Se cree que el consumo de ancas de rana se remonta a la época grecorromana, donde se consideraban un alimento afrodisíaco. Durante la Edad Media, las ranas se convirtieron en una fuente de proteína importante, especialmente durante los días de ayuno religioso cuando se prohibía la carne roja.

Más adelante, las ancas de rana se convirtieron en un símbolo de la gastronomía francesa durante el siglo XIX, y hoy en día siguen siendo un plato popular en la región de Dombes.

Hoy en día, también se consumen en el sur de Estados Unidos y regiones asiáticas de China, Vietnam y Tailandia. En España, su consumo varía dependiendo de las regiones.

No todas las ranas valen

Es importante saber que solo algunas especies de ranas son aptas para el consumo humano, principalmente aquellas de mayor tamaño y con patas traseras robustas. De hecho, algunas ranas son venenosas.

Actualmente, la mayoría de las ancas de rana que se consumen provienen de criaderos especializados, donde se garantiza su calidad y sanidad.

Versatilidad culinaria

Las ancas de rana tienen un sabor suave y ligeramente dulce, comparable al pollo o el pescado blanco. Su textura es firme y jugosa. Nutricionalmente hablando, son una buena fuente de proteínas, bajo en grasas y ricas en vitaminas y minerales como fósforo, potasio y zinc.

Cuentan con la ventaja de que se pueden preparar de diversas maneras: fritas, a la plancha, al horno, salteadas, en guisos, etc. Así, algunos platos populares con ancas de rana incluyen «à la provençale» (con ajo, perejil y tomate), «gratinées» (gratinar al horno con queso) o «en brochettes» (brochetas).

En cuanto al maridaje, combinan bien con vinos blancos secos, rosados o espumosos.

Otras curiosidades de las ancas de rana

Finalmente, hay otras curiosidades de las ancas de rana que merece la pena conocer.

Por ejemplo, que en Francia se celebran festivales gastronómicos dedicados a las ancas de rana, como la «Fête des Grenouilles» en La Chapelle-sur-Loire. Por su parte, en los Estados Unidos, especialmente en el estado de Indiana, se celebra el «Festival de la Rana-Toro». Este evento no solo conmemora la cocina de las ancas de rana, sino que también incluye concursos de saltos de rana.

Otro dato interesante es que el récord de comer más ancas de rana en un minuto lo ostenta Joey Chestnut, quien devoró 84 unidades en 2018.

Finalmente, en el siglo XIX, el científico Luigi Galvani descubrió la bioelectricidad cuando experimentó con las ancas de rana, observando que se contraían al ser expuestas a una carga eléctrica. Este descubrimiento fue fundamental para el desarrollo posterior de la biología y la medicina.

Disfrutar de las ancas de rana con Carnes Carrasquilla

Independientemente de que conocieseis o no estas curiosidades de las ancas de rana, podéis disfrutar de este manjar cómodamente desde vuestro hogar.

En Carnes Carrasquilla os ofrecemos diferentes opciones para adquirir vuestras ancas de rana y experimentar con su textura y sabor en casa.

Y vosotros, ¿cómo las tomáis? ¿Cuál es vuestra elaboración favorita?